El Gobierno de México ha emprendido una demanda civil contra 11 empresas fabricantes de armas en E.U a las que el Ejecutivo señala de promover prácticas comerciales, “negligentes e ilícitas”, que facilitan el tráfico ilegal de armamento en el país suramericano.

La presentación del recurso estuvo encabezada por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Ebrard también indicó que México no tiene intención de  interferir en la política interna de EE.UU. relacionada a las armas y advirtió que el proceso judicial no apunta al Gobierno estadounidense sino contra a las empresas que han causado daño a través de la venta y distribución ilegal, una práctica que podría haber ocasionado unos 17.000 asesinatos en el país latinoamericano.

“Están íntimamente vinculadas estas armas a la violencia que vive México hoy”, precisó Ebrard, quien destacó que el proceso lo adelantarán con toda la seriedad que requiere el caso para ganarlo. “Vamos a litigarlo con toda seriedad y vamos a ganar el juicio”.