Aunque el decreto publicado por la Secretaría de la Función Pública, el pasado 30 de junio establece que desde este 2 de agosto los burócratas pueden regresar a trabajar a sus oficinas, el retorno será paulatino, escalonado y parcial para garantizar la sana distancia y evitar contagios, anunció el líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, Joel Ayala Almeida.

En entrevista con El Universal, aclaró que para que los empleados de oficinas federales se reincorporen a sus labores presenciales habituales no hay “fechas fatales”, ya que primero tendrán que demostrar que ya cuentan con el esquema completo de vacunación anticovid y practicarse un examen para comprobar que no están contagiados, cuyo costo tendría que ser absorbido por el gobierno federal.

“Es un planteamiento que hicimos el 22 de julio al Presidente de la República, en su carácter de jefe de las instituciones del país, y hay una respuesta afirmativa de parte del Gobierno Federal, del Presidente de la República, a través del decreto del 30 de julio, y se especifica claramente, y estamos atentos, todos los dirigentes a nivel estatal, municipal, de la Ciudad de México”, puntualizó.

Joel Ayala destacó que se ha girado la instrucción a los representantes de los trabajadores en cada oficina para que se cumplan fielmente las medidas establecidas en el “seguro de protección sanitaria”, que se detalla en el decreto publicado por la SFP.

En el documento se aclara que están exentos de regresar a las oficinas aquellos empleados con enfermedades crónicas de riesgo como el cáncer, la hipertensión, la obesidad mórbida, la diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, enfermedades cerebrovasculares, infección por VIH, enfermedad renal crónica, estados patológicos que requieren inmunosupresión, así como mujeres embarazadas o en etapa de lactancia y personas con alguna discapacidad.

Por lo pronto, este lunes las oficinas públicas mantuvieron la misma dinámica de trabajo establecidas desde el 1 de agosto de 2020, con guardias de equipos turnándose dos o tres veces a la semana, y con el resto de los empleados en trabajo a distancia, conectados por medios virtuales.

El decreto de la SFP señala que podrán reincorporarse a sus labores presenciales de manera escalonada aquellos servidores públicos que concluyeron el proceso de inmunización anticovid y se apliquen la prueba de detección de Covid-19, siempre y causó así lo exija el área correspondiente y se adopten todas las medidas sanitarias necesarias.