La cifra de menores que cruzaron a Estados Unidos sin padres o tutores en junio aumentó 8% desde mayo,es de 15,253, más de 500 por día.

Niños que quedan exentos de la deportación rápida y serán reasentados en el país, de acuerdo con el gobierno de Joe Biden.

Recientemente las autoridades estadunidenses reanudaron los vuelos fast track para devolver a miles de inmigrantes, en su mayoría centroamericanos.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) dijo que las familias fueron enviadas de regreso a sus países de origen, principalmente Guatemala, El Salvador y Honduras.

La cantidad de migrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza que cruzan ilegalmente la frontera que comparten EU y México aumentó 4.5% en junio, respecto del mes anterior, a pesar de las predicciones de una caída, se notificó en el mes de julio.

“Dejamos claro que aquellos que no reúnen los requisitos para permanecer en Estados Unidos serán expulsados con prontitud”, señaló un comunicado del Departamento, y añadió que los menores no acompañados no serían expulsados.

Las deportaciones aceleradas han sido una táctica utilizada por las administraciones republicanas y demócratas en un esfuerzo por disuadir los cruces fronterizos ilegales, y se producen en medio de un aumento en las llegadas.

Cabe mencionar que un tercio de los detenidos en junio eran mexicanos, seguidos de hondureños, guatemaltecos y salvadoreños.

“El proceso de deportación acelerada es un medio legal para administrar de manera segura nuestra frontera, y es un paso hacia nuestro objetivo más amplio de lograr un procesamiento de la inmigración seguro y ordenado”, dijo el DHS.

A la frontera ha llegado un número récord de migrantes durante la pandemia de covid-19 y después de que Centroamérica fue azotada por tormentas destructivas.

Por su parte, legisladores republicanos critican a Biden por revertir las restricciones decididas bajo el gobierno de Donald Trump, incluida la política de “permanecer en México”, que obligó a miles de demandantes de asilo a quedarse del lado sur de la frontera hasta que se procesaran sus solicitudes.