Desde el primer minuto, el partido se mostró peleado, ambos equipos trabaron el medio campo. Se sabía que todo juego contra USA representa un clásico y un partido a matar o morir para ambas escuadras.

Al minuto 20 México era claro dominador del encuentro, un remate de Funes Morir que el arquero Turner rechazó de forma increíble. La selección mexicana estaba por encima de la estadounidense.

La jugada más clara llegó al 25, Edson Álvarez entregó el balón en las afueras del área grande, el esférico le cayó al delantero de USA que filtró el balón al jugador Arriola, Talavera achicó el área y el disparo fue por un costado de la portería mexicana.

Así se fue el primer tiempo, peleado en el medio campo y con más aproximaciones por parte de los mexicanos. El portero Turner fue factor para que México no se fuera con la victoria en los primeros 45 minutos.

En el segundo tiempo México siguió mostrando su poderío hasta el minuto 70, Estados Unidos tuvo momentos mágicos ya que llegaba con facilidad al área mexicana, fueron varios los errores de los mexicanos que abrieron la posibilidad a los estadounidenses.

Al minuto 73, un balón parado a favor de USA terminó en una de las jugadas más claras de gol. Talavera atajó con valentía y evito que Estados Unidos se fuera arriba en el marcador.

Un partido muy pausado por la cantidad de faltas que se cometían en el medio campo creció el nerviosismo en el aficionado mexicano.

La final de la Copa Oro se fue al alargue, México y Estados Unidos no se hicieron daño en los primeros 90 minutos. La selección mexicana sufría con el equipo B de USA.

En el segundo tiempo extra llegó el gol para los de USA, a balón parado, como más daño habían provocado en el área mexicana llegó el gol. Un centro al área chica que el delantero remató de forma sólida puso el 1-0 y definitivo para sentenciar el partido.

Estados Unidos es campeón de la Copa Oro.