De nueva cuenta, Estados Unidos realizó un anuncio impactante, pues esta vez, tras una investigación y el manejo de los veredictos necesarios, se ha anunciado que el expresidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, tiene prohibido el ingreso a la Unión Americana, esto derivado de la corrupción que realizó durante su mandato y la aceptación de sobornos por parte del crimen organizado a cambio de favores políticos.

El Departamento de Estado encabezado por Antony Blinken, indicó que la designación fue realizada “debido a su participación en actos de corrupción significativos y fondos públicos para su beneficio personal”.

Así mismo, sobre este tema el Secretario de Estado manifestó lo siguiente.

“Estados Unidos está designando al expresidente de Honduras, Porfirio “Pepe” Lobo Sosa y la exprimera dama, Rosa Elena Bonilla Ávila, debido a su involucramiento en actos significativos de corrupción”.

“Aun cuando sus actos de corrupción socavaron la estabilidad de las instituciones democráticas de Honduras, el expresidente Lobo Sosa no ha sido procesado y su esposa ha sido puesta en libertad y espera un nuevo proceso judicial en su contra”.

Por último, el secretario Blinken dio a conocer que estas designaciones demuestran el compromiso de la Unión Americana en el combate a la corrupción y al menosprecio de la aplicación de la ley en Honduras.