Universidad de las Américas Puebla

 

Armando Ríos Piter

 

Por una #SociedadHorizontal

 

Cuando se presenta una situación crítica, es indispensable echar mano de todos los elementos que se encuentren a nuestro alcance para buscar soluciones, construirlas en equipo e instrumentarlas. En tiempos complejos, el liderazgo se convierte en la piedra angular para construir puentes, fomentar el diálogo y conjugar visiones que generen un mejor estado de cosas. Al cimentar ideas, aportaciones y propuestas de solución, que presentan los integrantes de una comunidad, es posible enfrentar los retos y resolverlos. Es la participación activa de todos los interesados, lo que permite salir adelante.

 

Hoy que la Universidad de las Américas Puebla vive tiempos de turbulencia, he tenido el honor de haber sido nombrado rector de la misma. El litigio jurídico que se mantiene alrededor del patrimonio de la Fundación Mary Street Jenkins, del cual forma parte la propia universidad, ha llenado las páginas de los medios locales y nacionales. No obstante, independientemente de las posiciones controvertidas, el mandato principal para mí, es y será, darle certidumbre a la comunidad universitaria. Garantizar que la vida cotidiana de la universidad no se vea interrumpida. Que el perfil académico se mantenga en los altos niveles que hoy tiene. Que su prestigio nacional e internacional no se vea afectado por ningún motivo.

 

Con base en estos objetivos, nuestro actuar a lo largo de la semana pasada fue trabajar con ética, compromiso y responsabilidad.

 

La presencia de la policía auxiliar armada, utilizada para cumplir el mandato judicial y darle posesión del recinto al nuevo patronato, generó una enorme preocupación a nivel local y nacional. Conscientes de que la defensa de la autonomía universitaria tiene raíces y sensibilidades históricas, desde el primer día ordenamos la salida del personal armado del campus de la UDLAP. La libertad de cátedra y la garantía pacífica de la misma, requieren de señales inmediatas. Hoy el campus universitario mantiene las condiciones de seguridad que desde hace años le ha caracterizado y todos los elementos armados fueron retirados.

 

Otro reto que sorteamos fue pagar la nómina de los trabajadores y trabajadoras. Al no tener en nuestro poder las cuentas bancarias para pagarles sus sueldos, avocamos todo nuestro esfuerzo para que los bancos reconocieran -en virtud del mandato judicial- la administración legítima de las mismas. Tras una exhaustiva revisión realizada por las instituciones financieras, nos confirmaron la validez jurídica para realizar operaciones, por lo que cubrimos los salarios de los empleados. La gente está trabajando de manera regular, por lo que hemos garantizado su pago. De esta forma, impedimos que el conflicto afectara al personal sindicalizado, administrativo y docente.

 

De la misma forma ocurrió con algo tan sencillo, pero tan trascendente como el pago de los recibos de luz. Acudimos a la Comisión Federal de Electricidad para garantizar el suministro eléctrico y con ello, el funcionamiento de las plataformas tecnológicas. Gracias a ello, ha sido posible continuar con el funcionamiento de las plataformas tecnológicas y los servidores para no frenar el trabajo en línea. Se ha logrado mantener en marcha las herramientas que garantizan el desempeño cotidiano de la universidad.

 

Con estas acciones hemos logrado avanzar en el cumplimiento de la tarea que nos fue encomendada. Hoy la UDLAP está funcionando sin mayores altibajos.

 

De la misma forma hemos iniciado contacto con personal académico, funcionarios de distintos niveles, estudiantes y exalumnos.  Mi prioridad es y será detener la afectación a la UDLAP. El conflicto jurídico no debe minar la certeza de que se confirmarán las titulaciones, se mantendrán las becas, continuarán las investigaciones y las clases. Como lo he dicho en todo momento, reitero mi respeto a Luis Ernesto Derbez. Mi compromiso firme es que esto se resuelva de la mejor forma para los estudiantes, el claustro académico y toda la comunidad universitaria.

 

Estoy convencido de que este es un ejemplo más de los nuevos tiempos que vivimos. La atención e involucramiento de la comunidad en este tema, así como el escrutinio diario sobre las acciones realizadas, son una muestra fehaciente de cómo la #SociedadHorizontal participa, se informa y organiza. También nos deja claro que actuar con transparencia y comunicar ampliamente, son la base para que el diálogo nos permita solucionar en equipo, los retos que enfrentamos. Continuaremos en esa ruta.