En un país como México donde se asesina a activistas, periodistas y críticos del gobierno con total impunidad, no cabe duda que la reciente investigación realizada por varios medios internacionales es simplemente escalofriante. Y es que se reveló una lista de los teléfonos que fueron o intentaron ser hackeados con el polémico software Pegasus.

Para entender la gravedad de esta investigación debemos poner todo en contexto, así que haremos un repaso; Pegasus es un programa de origen israelí que es capaz de vulnerar la seguridad de los teléfonos, pues extrae mensajes, fotos, correos electrónicos, graba llamadas y puede activar los micrófonos del dispositivo sin que el dueño lo note.

En el caso de México, dicho software fue adquirido en el año 2014 por Jesús Murillo Karam, entonces era titular de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), y Tomás Zerón, jefe de la Agencia de Investigación Criminal. El costo del programa fue de 32 millones de dólares que fueron pagados a la empresa Techbull S.A. de C.V., de dudosa procedencia. 

La ONG Forbidden Stories y Amnistía Internacional, coordinó una investigación en la que contaron con la participación de más de 80 periodistas de 17 medios: Proceso, Aristegui Noticias, The Washington Post, Le Monde, Süddeutsche Zeitung, Die Zeit, The Guardian, Daraj, Direkt36, Le Soir, Knack, Radio France, The Wire, The Organized Crime and Corruption Reporting Project, Haaretz y PBS Frontline.

Forbudden Stories tuvo acceso a una lista con los contactos de interés en todo el mundo a los que se buscaba espiar a través de Pegasus, un software cuya compañía desarrolladora insiste que solo está destinado a ser utilizado contra delincuentes y terroristas, pero que en varias partes del mundo (como México) se utilizó para espiar a varias personas.

Un análisis forense citado indicó que más de la mitad de los teléfonos en dicha lista de Pegasus tenían rastros del software. Estos números eran pertenecientes a ejecutivos de empresas, figuras religiosas, académicos, empleados de ONG’s, dirigentes sindicales y funcionarios gubernamentales (ministros, presidentes y primeros ministros de varios países), etc.

En la lista (que comenzó en el 2016) también hay familiares de presidentes y más de 180 periodistas de todo el mundo, incluidos reporteros, editores y ejecutivos de portales como el Financial Times, CNN, New York Times, France 24, The Economist, Associated Press y Reuters. Y sí, también figuran periodistas mexicanos.

Entre los periodistas incluidos son: Carmen Aristegui, Andrés Villareal, Ismael Bojórquez, Rafael Rodríguez Castañeda, entonces director de Proceso, Jorge Carrasco Aráizaga, entonces reportero y hoy director del semanario, Alejandro Caballero, Arturo Rodríguez García, Jenaro VillamilMarcela Turati, Álvaro Delgado, Alejandra Xanic von Betrab e Ignacio Rodríguez Reyna.

Fue un gran impacto ver a otras personas cercanas a mí en la lista”, señaló Aristegui sobre este caso. “Mi hermana, ingresó al sistema. Mi asistente Sandra Nogales, que sabía todo sobre mí, que tenía acceso a mi horario, todos mis contactos, mi día a día, mi hora a hora, también ingresó al sistema”, indicó la comunicadora sobre este caso que es simplemente inaudito.