De nueva cuenta la Casa Blanca emitió una alerta el pasado viernes de que la crisis del coronavirus en Estados Unidos es ahora una pandemia de “personas no vacunadas”, en un momento en el que el gobierno pretende frenar la desinformación sobre las inoculaciones.

Ante la presente situación, la directora de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades de EU (CDC), Rochelle Walensky, indicó durante una rueda de prensa organizada por la Casa Blanca que la situación actual “se está convirtiendo en una pandemia de personas no vacunadas”.

Siguiendo esa misma idea, mencionó que el 99% de las muertes por coronavirus en la Unión Americana son de personas no vacunadas. Por otra parte, el coordinador de respuesta contra el coronavirus de la Casa Blanca, Jeffrey Zients manifestó lo siguiente.

“Mientras que las personas completamente vacunadas tienen un alto grado de protección contra enfermedades graves de COVID-19, incluida la variante delta, los no vacunados no están protegidos contra enfermedades graves, la hospitalización y la muerte”.

De igual forma, también recalcó que la mejor manera de lograr que aumente el ritmo de la vacunación en Estados Unidos es “combatir la desinformación”.

“La desinformación nos está costando a nuestros seres queridos, nos está costando vidas”, indicó durante la rueda de prensa en la Casa Blanca.

Por último, Murthy urgió a las compañías tecnológicas y a los directivos de las redes sociales a cambiar sus productos y software para evitar la difusión de datos falsos, además de incrementar el acceso a fuentes verídicas.