Dos obreros alemanes han evitado la muerte por un pelo de rana calva en la ciudad de Boppard, Alemania, luego de que una grúa de 68 toneladas les cayera encima.

La máquina estaba siendo sostenida por otra, pero el cable que las conectaba se rompió justo cuando los hombres se hallaban debajo de la mole de metal.

Por suerte, lograron ponerse a salvo y, al parecer, no sufrieron lesiones graves.