Pese a que México está sufriendo una tercera ola de contagios de COVID-19, la ciudadanía, en su mayoría jóvenes, pareciera que ya no le teme a la pandemia ni a enfermarse de coronavirus, la cual ha arrebatado la vida a 234 mil 969 mexicanos.

Debido a que el repunte de casos COVID-19 se está dando mayormente en jóvenes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), los llamó a “moderarse” y a no confiarse.

“Está habiendo contagios, sobre todo en jóvenes, esa es la constante nacional, los jóvenes. Aprovecho para decirles que se moderen, que nos ayuden“, dijo mandatario en conferencia de prensa desde Villahermosa, Tabasco.

Antes del llamado de López Obrador, el diario El Universal publicó una serie de fotografías tomadas en chelerías de los barrios Tepito, Peralvillo y Lagunilla de la Ciudad de México, las cuales lucen repletas de adolescentes disfrutando de su fin de semana sin ninguna medida sanitaria.

La imágenes del fotógrafo Diego Simón muestran a hombres y mujeres mayores de edad bebiendo cerveza y fumando en multitud, sin guardar la sana distancia y, evidentemente, sin usar cubrebocas; algunos, incluso beben del mismo envase.

Al igual que los consumidores, los responsables de las chelerías no atienden las medidas sanitarias recomendadas para evitar la propagación de la COVID-19; no usan cubrebocas, guantes y probablemente tampoco se lavan las manos continuamente.

Mientras en la Ciudad de México están repletas las chelerías, en Yucatán realizan fiestas con más de 300 invitados, incumpliendo los protocolos y medidas sanitarias implementadas en la entidad para combatir la pandemia de la COVID-19.

Este domingo, 11 de julio, en la playa de Chicxulub Puerto, Mérida, fue cancelada una fiesta masiva, en la que había en su mayoría jóvenes, mismos que no usaban cubrebocas y no respetaban la sana distancia entre ellos.

Por esta fiesta, el organizador podría hacerse acreedor de una multa de hasta 180 mil pesos, informó el Gobierno de Yucatán.