El exsecretario de Economía, Ildefonso Guajardo, afirmó que es una “persecución política” su vinculación a proceso por su probable responsabilidad de enriquecimiento ilícito, obtenida por la Fiscalía General de la República.

“Incluso tuvo la osadía la Fiscalía de pedirle al juez que impidiera mi toma de protesta en la Cámara de Diputados”, dijo en entrevista con W Radio.

Guajardo, quien aparece como diputado plurinominal del PRI, sugirió que la vinculación a proceso puede deberse a algunas expresiones que hizo durante la campaña en Nuevo León.

El exfuncionario federal comentó que la Fiscalía lo acusa por un enriquecimiento ilícito de 9 millones de pesos y subrayó que no existe una orden de aprehensión en su contra.

En un comunicado, la Fiscalía señaló que durante los años 2014 a 2018, Guajardo como servidor público probablemente obtuvo un incremento injustificado en su patrimonio, del que no pudo acreditar su legal origen.

Por lo anterior, el Juez de Control dictó también como medidas cautelares la firma periódica y la prohibición de abandonar el país sin autorización judicial.

Sobre ese punto, Guajardo subrayó que todas las observaciones hechas por la Fiscalía tienen una explicación.