La rueda de prensa conjunta del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y del presidente lituano, Gitanas Nauseda, que tenía lugar este jueves en la base aérea de la OTAN en Siauliai (Lituania), se vio interrumpida por una alerta aérea en relación con el vuelo de aviones militares rusos.

En las imágenes, se ve cómo, en pleno evento, militares se apresuran hasta un avión que está detrás de los dos líderes, mientras que los miembros de la delegación retiran con urgencia banderas y soportes.

Según reveló más tarde la Presidencia lituana, la alarma fue provocada por un aviso de vuelo de aviones no reconocidos desde el enclave ruso de Kaliningrado sobre el mar Báltico. Cazas españoles que realizaban una misión de la patrulla aérea de la OTAN se movilizaron para identificar a las aeronaves. Después de una breve pausa, los dos mandatarios continuaron sus comentarios a los medios de comunicación.

Las Fuerzas Aeroespaciales Rusas patrullan regularmente el área entre la parte continental del país y Kaliningrado. El Ministerio de Defensa ruso ha confirmado que dos bombarderos Su-24 realizaron este jueves un vuelo de entrenamiento programado sobre aguas neutrales del Báltico, sin violar las fronteras de otros Estados y en estricto apego a las normas internacionales para el uso del espacio aéreo.

Luis Gonzalo Segura, exmilitar del Ejército de Tierra de España, “se trata de incidentes absolutamente rutinarios”. Al mismo tiempo, este tipo de situaciones permiten, por un lado, justificar el gasto y la presencia española en las repúblicas bálticas y, además, “criminaliza claramente” a Rusia, un acto que representa “una auténtica payasada”, criticó. “Yo creo que un presidente del Gobierno español no puede nunca caer en una pantomima de estas características”, sostuvo el analista.