En un monto cercano a los 65 millones de pesos, hace algunos días la Fiscalía General de la República solicitó una orden de aprehensión contra Miguel Alemán Magnani por defraudación fiscal.

El día de hoy, un juez federal otorgó la orden. Es el primero de varios delitos penales que le imputan al heredero de la dinastía Alemán.

En los negocios, ajenos a la política y sin recursos públicos para fondearse, la familia Aleman realizó un desastre que los ha llevado prácticamente a la quiebra, al destierro y ahora, a que uno de ellos sea prófugo de la justicia. Pero también, a perder miles de millones de pesos. Los problemas de la familia Aleman comenzaron con sus excesivos gastos, su falta de supervisión en los negocios y por depositar su confianza en personas que los engañaron.

Con información del Universal, se mencionó que contrataron a la pareja de una familiar, Diana Ramírez Magnani, como el fiscalista de cabecera del emporio Alemán. El abogado/fiscalista, Ángel Junquera, les hizo una errada y arriesgada planeación fiscal. Por haber hecho algo similar con la Cooperativa Cruz Azul, es hoy también prófugo de la justicia.