La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, llamó a las y los gobernadores, alcaldes y legisladores recién electos, para que se comprometan con la protección de las niñas, niños y adolescentes (NNA) en el país, y que en sus labores de transición privilegien la continuidad de las agendas dirigidas a esta población.

“No solamente –afirmó– como una responsabilidad propia de mi actual investidura y posición como secretaria de Gobernación, sino que es un proyecto personal mío, y de vida también. Hoy quiero decir desde esta trinchera que con apoyo de todas y todos ustedes estamos poniendo al servicio de la niñez y adolescencia en nuestro país toda la maquinaria institucional del Gobierno de México”.

La secretaria Olga Sánchez Cordero expresó lo anterior durante la Primera Sesión Ordinaria 2021 del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), en la que estuvo junto al subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, y la encargada de despacho de la Secretaría Ejecutiva de dicho órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Gobernación, Constanza Tort San Román.

Refirió que la problemática es tal, que en el mismo momento en el que se llevaba a cabo la reunión del Sipinna, muchas niñas, niños y adolescentes mexicanos no habían desayunado y que, incluso, muchos estaban siendo víctimas de las más diversas expresiones de violencia como es la trata en todas sus modalidades, así como de abuso, explotación sexual y laboral, violencia doméstica o reclutamiento forzado, además de la falta de oportunidades, solo por mencionar algunas formas en las que diariamente es violentada esta población.

Aunado a lo anterior, la Secretaría de Gobernación enfatizó que, aunque el matrimonio y el embarazo infantil se han combatido con seriedad y éxito en esta administración, lo cierto es que las niñas siguen siendo madres a muy temprana edad y se siguen uniendo en pareja, algunas inclusive en contra de su voluntad.

Además, que ahora mismo niñas y niños en situación de movilidad se encuentran en territorio mexicano buscando seguridad y mejores oportunidades de vida. “Nosotros como Estado estamos obligados a darles la protección que se merecen”, resaltó.

En este sentido, la titular de Gobernación señaló que desde el Gobierno de México se reconoce que niñas, niños y adolescentes son víctimas de las más diversas expresiones de violencia, “reconocemos esta situación y nuestras responsabilidades, no las eludimos. Sabemos que como personas servidoras públicas estamos obligadas a garantizar los derechos humanos de todas nuestras niñas, niños y adolescentes”.

Estamos conscientes –continuó– que ésta es una obligación prioritaria e inaplazable. Sabemos que estamos en deuda con nuestra niñez y adolescencia, pero los problemas que enfrentamos en este campo son muchos, son añejos, y muy complejos. Y con motivo de la pandemia se complicaron exponencialmente.

En este último tema, la secretaria de Gobernación sugirió que en los diferentes turnos de las escuelas del país se pueda brindar atención sicológica para resarcir el impacto socioemocional que provocó la pandemia por COVID-19 en las y los estudiantes.

Subrayó que, si bien se han conseguido logros importantes y se ha avanzado, no se puede negar que nos falta un largo camino por recorrer. “Dar resultados en los temas más sensibles relacionados con la niñez y la adolescencia es una de las prioridades más importantes”.

Y –añadió– estamos conscientes que la única forma de alcanzar una transformación profunda para este grupo de población en situación de vulnerabilidad requiere de una visión de Estado, de gobernabilidad, interlocución y adecuadas articulaciones y coordinación, todo bajo el irrestricto respeto a los derechos humanos. Con honestidad les digo que en esa dirección está encaminada la fuerza de este gobierno.

En su intervención, el subsecretario Alejandro Encinas Rodríguez enfatizó que la suma de esfuerzos institucionales –gobiernos de los estados y las representaciones de los Sipinna estatales, más el acompañamiento de la sociedad civil– ha contribuido al fortalecimiento del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.

“Queremos seguir dando pasos consistentes en el desarrollo del sistema y que éste se traduzca en políticas y acciones que nos ayuden a atender los aspectos de mayor vulnerabilidad de las niñas, niños y adolescentes de nuestro país”, enfatizó.