El presidente de Haití, Jovenel Moise, fue asesinado este miércoles por hombres armados que perpetraron un asalto a su residencia la pasada madrugada en el barrio de Pelerin de Puerto Príncipe, informó el primer ministro, Claude Joseph.

En el ataque también resultó herida la primera dama, Martine Moïse, quien ha sido hospitalizada.

Los hechos se produjeron alrededor de la 1.00 am hora local, cuando un grupo de individuos no identificados tiroteó el domicilio del presidente en Puerto Príncipe, la capital haitiana.

Joseph declaró que se “han tomado todas las medidas para garantizar la continuidad del Estado”.

El mandato de Moïse fue turbulento. Enfrentaba acusaciones de corrupción y era desafiado por oleadas de protestas antigubernamentales a menudo violentas.

A comienzos de año, varias protestas sacudieron la capital y otras ciudades, con muchas personas pidiendo su dimisión.

Este ataque se produce a sólo dos meses de las elecciones presidenciales, convocadas para el 26 de septiembre. Unos comicios en los que Moïse no podía ser candidato.

El  presidente había convocado para la misma fecha un referéndum para aprobar una nueva Constitución, un proyecto que no contaba con el apoyo de la oposición ni de la comunidad internacional.

La oposición clamaba que el mandato de cinco años de Moïse debía haber acabado el pasado 7 de febrero, cuando se cumplían los cinco años del fin del gobierno de Martelly en 2016.