En sesión privada, la Sección Instructora de la Cámara de Diputados aprobó, por unanimidad, retirar el fuero al diputado federal poblano de Morena, Benjamín Saúl Huerta, acusado de abuso sexual a menores, así como el de Mauricio Toledo (PT), investigado por enriquecimiento ilícito.

Tras la solicitud de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, el órgano jurisdiccional en el Palacio de San Lázaro determinó que ha lugar a proceder penalmente en ambos casos.

En sesión privada fue el voto de la priista Claudia Pastor el que inclinó la balanza a favor de Morena, cuyos integrantes Pablo Gómez y Martha Patricia Ramírez sufragaron a favor, mientras que la petista Mary Bernal lo hizo en contra.

En el caso de Saúl Huerta, la FGJ-CDMX presentó el pasado 27 de abril ante la Cámara de Diputados la solicitud de procedencia en su contra por los delitos de violación equiparada agravada y abuso sexual contra menores de edad, después de ser acusado por un adolescente de 15 años de edad en un hotel de la colonia Juárez en la capital del país.

Aprobado por unanimidad, con cuatro votos a favor, el dictamen sobre el desafuero de Huerta establece que “ha lugar a proceder penalmente en su contra, en función de haberse encontrado elementos que permiten acreditar la probable responsabilidad del servidor público en diversos ilícitos que atentan contra la libertad y seguridad sexuales”.

Por otro lado, a Toledo, la resolución señala que “ha lugar a proceder penalmente en su contra, en función de haberse encontrado elementos que permiten acreditar la probable responsabilidad del servidor público en la comisión del delito de enriquecimiento ilícito”.

Por su parte, Claudia Pastor reiteró que en el proceso “hubo una enorme cantidad de violaciones presenciales”; sin embargo, señaló que por los fuertes indicios presentados por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México contra Toledo, así como el hecho de que el distrito electoral por el que contendió Pablo Gómez sea el mismo que el del diputado petista, le impiden tomar una decisión apresurada.

“Son cuestiones que pintan un panorama difícil para tomar una votación a favor o en contra, y por lo tanto mi voto fue en abstención, pero con el firme compromiso de que esto se pueda resolver en el pleno, ya que únicamente escuchando a las partes, tanto a la fiscalía como al denunciado de viva voz, podría yo tomar una decisión. En este momento no la tengo”, declaró. Con su abstención, la mayoría se decantó a favor del desafuero.

La fiscalía capitalina manifestó que atenderá los procedimientos que se sigan a los legisladores que son investigados.

Por el momento se encuentra pendiente de que la Cámara de Diputados fije la fecha en la que se citará a sesión extraordinaria para avalar o rechazar en el pleno, si se le retira o no el fuero a los dos legisladores, con la finalidad de que sean procesados penalmente por los delitos que les imputan.