En Gales, un niño descargó un juego y lo pagó con el celular de su papá, quien tuvo que pagar una deuda de mil 800 dólares.

En Gales un hombre le prestó el celular a su hijo de siete años, para que jugara, sin imaginar que obtendría una deuda por casi dos mil dólares luego de usar un juego, deuda que el padre tuvo que saldar con la venta de su automóvil.

El niño descargó y usó el juego Dragons: Rise of Berk, que es un juego gratis de iOS y que como muchos otros, necesita de la compra de herramientas para continuar avanzando.

El niño realizó 30 transacciones dentro de la aplicación y generó una deuda de aproximadamente mil 800 dólares.

El padre se enteró de la deuda tiempo después y creyó que era una estafa, pero recordó que el niño sabía la contraseña de su cuenta.

Cada vez que se realiza una compra en la app de Apple, esta envía una notificación al correo registrado, sin embargo, el padre del niño no lo revisaba de forma habitual de ahí que no se percató de la compra.

El hombre al enterarse de las compras que el niño realizó, solicitó a Apple, la creadora del app, que le reembolsara el dinero que sin querer había gastado en el juego.

La empresa únicamente le devolvió 290 dólares, de modo que el padre, desesperado por la deuda que su hijo generó de forma inocente, tuvo que vender su auto.

El padre vendió su vehículo para pagar el saldo restante y se fue en contra de la compañía del juego en el que gastó miles de dólares el niño.

En la tienda de Apple indica que los menores de 13 años deberían ser supervisados por un adulto cuando realicen compras; sin embargo, el padre del niño asegura que fue víctima de estafa, ya que ha consumido sus productos durante 15 años y no había tenido alguna deuda.

Bien hecho, me han estafado, felicitaciones. Han logrado estafar a mi hijo, lo han engañado, dijo el hombre después de vender su auto.