Olivia López Arellano, secretaria de Salud del Gobierno de la Ciudad de México, indicó que la variante Delta ya se encuentra presente con seis casos positivos y se prevé que esta se convierta en la predominante en la capital del país.

López Arellano explicó que en la CDMX se han detectado tres variantes de las llamadas “de preocupación” por la OMS, entre ellas, la Delta, misma que se registró por primera vez en India en abril y mayo y desde entonces se ha extendido por todo el mundo.

Aseguró que hay un aumento en el número de contagios de COVID-19 y que se monitorea la velocidad de dicho incremento, sin embargo, también indicó que todavía no es preocupante en términos de la capacidad hospitalaria porque ya hay una gran proporción de adultos mayores vacunados y muchos con por lo menos una dosis.

Esta variante se encuentra entre las tres de preocupación por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y son: la alfa de Reino Unido, gama en Brasil y Delta con una gran capacidad de transmisión de India y mencionó que en la Ciudad de México ya se han identificado casos de estas.

Se cuenta ya con un registro de 22 por ciento de la variante Gama, del 13 al 12 por ciento de la Inglesa y sobre la Delta aún no se conoce con exactitud el porcentaje pero que por su capacidad de rápida transmisión va a ser la variante predominante en las próximas semanas.

En cuanto a la reacción de dicha variante, la funcionaria reconoció que sí tiene mayor capacidad de transmisión, sin embargo las vacunas han demostrado tener alta eficacia contra nuevas diversificaciones de COVID-19.

También indicó que el incremento en los casos de COVID-19 en la Ciudad de México se debe a una combinación de factores como el relajamiento de las medidas sanitarias.

“Es una combinación, cuando las personas no tienen tanta evidencia cercana de que hay muchas personas hospitalizadas, bajan la  guardia, al ya no percibirse en riesgo, disminuyen las medidas”, apuntó.

Destacó que la pandemia sigue en el mundo, el país y en la ciudad y que, actualmente se ha confirmado que quienes se contagian más son jóvenes de entre 18 a 39 años pero con cuadros no graves ni muy graves.

En su informe pidió a los jóvenes, por estar más expuestos a la movilidad y a los encuentros sociales que se cuiden, usen el cubrebocas, se laven las manos y no permanezcan en espacios cerrados y sin ventilación adecuada.