Michael Fred Phelps nació el 30 de junio de 1985 en Baltimore Maryland, de familia deportista, practicó beisbol, fútbol y lacrosse durante gran parte de su infancia, sin embargo, inspirado por sus hermanas Phelps comenzaría a practicar la natación a la edad de 7 años. Al inicio el pequeño Michael le tenía miedo al agua, sin embargo en su autobiografía señala que usó la natación como refugio, debido a que en ese momento sus padres discutían mucho, lo que al final desencadenó en un divorcio que en marcaría su vida, sumado a que padecía hiperactividad y hasta sexto grado de primaria tomaría medicación.

Michael por su parte continuaría practicando natación, en 1995 a los 11 años conocería a Bow Bowman, un coach de natación que reconocería inmediatamente sus cualidades, por lo que lo llevaría a las instalaciones del North Baltimore Aquatic Club para formarse ahí. Phelps ha declarado en varias ocasiones que Bowman se convirtió en una especie de padre para él, ya que además de guiarlo y entrenarlo, cuidó de él.

En el año 2000 llegaría la primer oportunidad del joven Michael, con a penas 15 años el originario de Baltimore representó a los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, evento en el que logró un honroso quinto lugar en los 200 metros mariposa, un año después, en 2001, obtendría su primer logro internacional al ganar la medalla de oro en los 200 metros mariposa en el Campeonato Mundial de Natación celebrado en Fukoka Japón.

4 años después y ya estando consolidado como una de las más grandes promesas del deporte estadounidense, El “Tiburón de Baltimore” comenzó con su cosecha de medallas olímpicas, en Los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 obtuvo 6 medallas de oro, 2 de bronce y rompió el récord en los 400 metros estilo con un tiempo de 4:03:84.

Tras Atenas 2004, Phelps se convirtió en una estrella mundial del deporte, además de volverse uno de los deportistas mejor pagados de aquellos años, sin embargo esto no entorpeció su trayectoria por lo que se mantuvo en los podios de todas las competencias donde participaba. Antes de la justa Olímpica de 2008 celebrada en Pekín China, Michael arrasaría en los mundiales de natación de 2005 y 2008 celebrados en Quebec y Montreal respectivamente, acumulando entre estos dos eventos 12 medallas de oro y una de plata.

Ya consolidado y siendo una superestrella mediática, los Olímpicos de Pekín 2008 se presentarían para el nadador como un reto personal para superar su marca personal de preseas obtenidas, y lo logró. 8 medallas de oro se llevó a casa, además de un nuevo récord mundial.

Tras el éxito vino una etapa difícil para el “Tiburón”, una serie de polémicas y suspensiones de parte de la Federación de Natación de Estados Unidos enmudeció al público y provocó un cambio en Michael, no un cambio físico si no más bien anímico, luego de continuar ganando competiciones en todo el mundo (Mundiales de natación 2009 en Roma y 2011 en Shanghái), Phelps anunció que después de los Olímpicos de Londres 2012 se retiraría definitivamente.

En la que sería su última justa olímpica, el oriundo de Baltimore se hizo con 6 medallas más con lo que rompió nuevamente un récord mundial, la gimnasta soviética Larisa Latynina ostentaba el récord de más medallas obtenidas con 18, sin embargo Phelps la superó con creces con 23 metales al final de Londres 2012. Parecía que la historia de la leyenda de la natación acabaría en este certamen, se notaba agotado, en una de sus últimas declaraciones en los olímpicos, Michael refirió “estar harto”, “quería dejar de nadar”, pero afortunadamente todavía quedaba un capítulo más.

A penas 2 años después de su supuesto retiro permanente, el nadador hizo oficial su regreso a las piscinas, pese a que en 2014 de nueva cuenta se vio en medio de una polémica, luego de ser detenido en su natal Baltimore por conducir a exceso de velocidad y en estado de ebriedad, Phelps fue suspendido por seis meses de cualquier competencia y vetado del Mundial de Natación que se celebraría en 2015 en Kazán Rusia. Sin embargo esto no lo detendría y conseguiría clasificarse a los Juegos Olímpicos de Río en 2016.

Sumado a su preparación física, Phelps se internó en una clínica de rehabilitación para tratar su creciente problema de depresión y alcoholismo, cabe destacar que después de retirarse, el deportista rápidamente comenzó a sufrir de estas enfermedades. el deportista permaneció 45 días internado, con un ánimo renovado y con el deseo de aumentar su récord de medallas, Michael se apuntaló a los Olímpicos de Río 2016 donde consiguió 6 medallas más, cerrando su ciclo olímpico y retirándose de la natación profesional con 5 certámenes, 23 medallas de oro, 3 de plata y 2 de bronce, además de haber logrado imponer 39 récords mundiales en natación de diversas modalidades.

Luego de retirarse el “Titán” se ha dedicado principalmente a su familia y a su fundación, tiene 3 hijos con la modelo Nicole Johnson y vive actualmente en Arizona. Su organización se llama Michael Phelps Foundation y tiene como objetivo incentivar a los niños de países en vías de desarrollo para que tengan la posibilidad de practicar natación, sumado a esto Phelps se ha involucrado y comprometido con los colectivos y organizaciones dedicas a la lucha contra la depresión, debido a que él mismo ha declarado en reiteradas ocasiones tras su retiro que ha tenido episodios de depresión, durante la pandemia por Covid-19 por ejemplo, el ex atleta dio varias conferencias enfocadas al tema de la depresión durante el encierro , además de que públicamente ha hablado acerca de la depresión que existe entre los deportistas de alto rendimiento.

Sea por su excelente trayectoria deportiva o por su nueva faceta de activismo social, el estadounidense merece ser reconocido en su cumpleaños, Michael Phelps se ha vuelto parte de la historia del deporte mundial y celebramos sus 36 años de vida.