La variante delta más peligrosa y más transmisible se ha extendido a casi todos los estados de E.U, lo que alimenta la preocupación de los expertos en salud sobre los posibles picos de covid-19 en otoño.

La variante se identificó por primera vez en India y ahora los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) la consideran una variante preocupante, lo que significa que los científicos creen que se puede propagar más fácilmente o causar una enfermedad más grave.

La variante delta ahora representa aproximadamente 1 de cada 5 nuevas infecciones por coronavirus en EE.UU., dijeron los CDC. Y dado que más de la mitad de la población aún no está completamente vacunada, según los CDC, a los expertos en salud y a los funcionarios les preocupa que las regiones con poca protección contra el virus puedan experimentar aumentos repentinos en otoño e invierno.

El excomisionado de la FDA Scott Gottlieb dijo a CBS que en términos de propagación delta, Estados Unidos está aproximadamente uno o dos meses por detrás del Reino Unido, un país que ha estado lidiando con un gran número de casos a pesar de las tasas de vacunación relativamente altas. Para países como esos, la Organización Mundial de la Salud advirtió la semana pasada que incluso los que están completamente vacunados deben seguir usando máscaras.

Ya en el condado de Los Ángeles, el ritmo de propagación de esta variante ha motivado a los funcionarios a restablecer la guía de uso de máscaras en espacios públicos interiores, independientemente del estado de vacunación.

Llamándolo una «medida de precaución», el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles emitió la guía voluntaria de mascarillas el lunes, diciendo que era necesaria hasta que los funcionarios de salud puedan «comprender mejor cómo y entre quiénes se está propagando la variante delta».

Los expertos han dicho que la evidencia apunta a que vacunas como las de Moderna y Pfizer/BioNTech brindan altas cantidades de protección contra la variante, pero la directora pública de Los Ángeles, Barbara Ferrer, dijo que no está claro cuál será el futuro de la variante a medida que se vuelva más frecuente.

Pero no todos los líderes locales están restableciendo la orientación preventiva en este momento.

Llamándolo una «medida de precaución», el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles emitió la guía voluntaria de mascarillas el lunes, diciendo que era necesaria hasta que los funcionarios de salud puedan «comprender mejor cómo y entre quiénes se está propagando la variante delta».

Los expertos han dicho que la evidencia apunta a que vacunas como las de Moderna y Pfizer/BioNTech brindan altas cantidades de protección contra la variante, pero la directora pública de Los Ángeles, Barbara Ferrer, dijo que no está claro cuál será el futuro de la variante a medida que se vuelva más frecuente.

Pero no todos los líderes locales están restableciendo la orientación preventiva en este momento.