Desde hace mucho tiempo, los científicos saben que las aguas que rodean la Antártida forman una región ecológica distinta. Teniendo en cuenta esto, los cartógrafos de National Geographic ahora han reconocido a ese cuerpo de agua como el nuevo Océano Austral, elevando el total mundial a cinco océanos.

La National Geographic, una organización científica y educativa sin fines de lucro cuyos estándares de mapeo son referenciados por muchos atlas y cartógrafos, señaló que el Océano Austral consiste en las aguas que rodean la Antártida, hasta 60 grados de latitud sur.

Reconocimiento oficial
Alex Tait, geógrafo de la National Geographic Society, dijo que los científicos saben desde hace mucho tiempo que las aguas que rodean la Antártida forman una “región ecológica distinta definida por las corrientes y las temperaturas oceánicas”.

El reconocimiento del cuerpo de agua tiene como objetivo promover la conservación y la conciencia del frágil ecosistema donde viven miles de especies marinas como ballenas, focas y pingüinos.

Tait sostuvo, según el Washington Post, que la extensión de agua aún no había sido reconocida oficialmente como un océano, pero que “era importante en este punto reconocerlo como tal”. “La gente busca en nosotros datos geográficos: ¿cuántos océanos hay? Hasta ahora, hemos dicho cuatro océanos”, indicó el geógrafo, refiriéndose al Ártico, Atlántico, Índico y Pacífico.

La Junta de Nombres Geográficos de EE.UU., un programa federal diseñado en 1890 para establecer el uso uniforme de nombres geográficos, ya reconocía las aguas árticas. El nombre que tenía para ellas era Océano Austral.

Poco después, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) reconoció el cuerpo de agua como el quinto océano en 1999 después de que la Junta de Nombres Geográficos aprobara el título “Océano Austral”.

Importancia
A pesar de ello, el Océano Austral hasta ahora no está reconocido por la Organización Hidrográfica Internacional (OHI). Esta organización intergubernamental rastrea y traza mares y océanos globales. Los límites del Océano Austral fueron propuestos a la OHI en 2000, pero no todos los países miembros de la OHI estuvieron de acuerdo.

“Creemos que es realmente importante desde un punto de vista educativo, así como desde el punto de vista del etiquetado de mapas, llamar la atención sobre el Océano Austral como un quinto océano”, explicó Tait.

“Entonces, cuando los estudiantes aprendan sobre partes del mundo oceánico, sabrán que es un océano interconectado, y que estas regiones llamadas océanos son realmente importantes. En ese sentido, tendrán en cuenta que hay una región distinta en las aguas heladas alrededor de la Antártida”, añadió.

El Océano Austral tiene un efecto sustancial en el clima de la Tierra. Su corriente extrae aguas de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico, impulsando un sistema de circulación conocido como la cinta transportadora oceánica global que transporta el calor alrededor del planeta. Las aguas heladas también extraen carbono del aire hacia las profundidades, actuando como un “sumidero de carbono”.

Actualmente, los investigadores están estudiando cómo el cambio climático antropogénico está afectando al océano más nuevo de la Tierra. Los científicos conocen bien que las aguas de la Antártida se están calentando y las capas de hielo del continente se están derritiendo rápidamente.

 

 

Fuente: National Geographic y Robotitus