Salidas escolares en Francia

Esta semana tuve la oportunidad de acompañar a mi hija y a su clase de primero de primaria a una salida escolar. Aquí en Francia es muy común este tipo de actividades destinadas a enriquecer el conocimiento de los niños fuera del aula, por lo regular estas salidas son financiadas por la escuela o por los servicios que proporcionan las municipalidades.

En esta ocasión nos tocó visitar el Instituto del Mundo Árabe, centro dedicado a la cultura árabe establecido en el distrito V de Paris y probablemente el más importante de su índole en un país occidental; fue inaugurado en 1987 por el entonces presidente François Mitterrand.

Me gustaría compartir esta experiencia porque se me hace importante compartir la actualidad de la sociedad francesa. Comencé a conocer más acerca del mundo árabe ya estando en Francia, y descubrí que hay una considerable comunidad magrebina instalada en este país. El Magreb, es una región del norte de África predominantemente musulmana, que incluye los países de Argelia, Libia, Mauritania, Marruecos, y Túnez. Se define como gran parte del norte de África, excluye Egipto y Sudan.

La visita al Instituto del Mundo Árabe me hizo reflexionar sobre los temas de migración en este país ya que la mayoría de las minorías son las comunidades árabes venidas de estos países. Los latentes discursos del nacionalismo francés se centran en acusar a estas colectividades de los problemas de inestabilidad social que no concuerdan con los valores de la república. Si bien, al llegar a este país hay que adaptarse, también hay que recordar que estos países fueron colonias francesas, lo que significa que fueron sometidos a seguir políticas y proyectos económicos en favor de Francia. Al independizarse estos países en el año de 1960, comenzó un éxodo migratorio de estas poblaciones que buscaban un mejor porvenir para los suyos debido a la inestabilidad política que quedo en sus países de origen.
La inconsistencia y desequilibrio político de la mayor parte de los países que fueron colonizados, es el resultado de las injerencias gubernamentales por parte de las potencias mundiales al siempre querer imponer proyectos que no coinciden con las realidades locales en pro de ganancias para unos cuantos. La comunidad magrebina en Francia es notable, y es una inexactitud querer borrar del mapa los lazos culturales que los atan.

La visita a este centro me hizo apreciar el interés que existe por profundizar los conocimientos, estudios, y comprensión del mundo árabe, su idioma, civilización y esfuerzos de desarrollo. Los niños tuvieron la oportunidad de tener una apertura a nuevas ideas, escrituras, y representaciones graficas del razonamiento. Celebro que existan docentes que favorezcan el intercambio cultural relacionado con los campos de las ciencias y la técnica y que desde pequeños se les fomente la empatía y el reconocimiento de que existen otras maneras de expresar el pensamiento y que empiecen desde chicos a darse cuenta que estas minorías forman ya parte de Francia. Como dice Pitágoras, educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.

Araceli Fuerte Carbajal