• El 85% del PIB proviene de las 74 zonas metropolitanas: Fajardo Ortiz

Los desafíos en las 74 zonas metropolitanas requieren de nuevas legislaciones que permitan una planeación participativa en los proyectos de movilidad, la gestión del suelo y una coordinación efectiva para el desarrollo urbano entre los tres niveles de gobierno.

Así lo manifestó Daniel Fajardo Ortiz, subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Sedatu al destacar que el 85% del Producto Interno Bruto (PIB) proviene de las zonas metropolitanas, por lo que “volver la rectoría del Estado sobre su territorio es la única forma de lograr una planeación participativa de sociedad y gobierno”.

Durante su mensaje en el foro virtual ‘Diálogos sobre ciudades: Zonas Metropolitanas y la Agenda 2030’, en el marco del Programa de Internacionalización de Ciudades Mexicanas, Fajardo Ortiz destacó que en los últimos 30 años se incrementó de forma significativa el grado de urbanización; sin embargo, la producción permaneció estática “por todos los problemas del tráfico, pérdida de calidad de vida, falta de coordinación y otros problemas más que venían con el neoliberalismo”.

Álvaro Lomelí Covarrubias, coordinador general de Desarrollo Metropolitano y Movilidad de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), expuso que en México el 64% de la población se concentra en las 74 zonas metropolitanas, por lo que el trabajo con los tres niveles de gobierno para la planeación y movilidad resulta imprescindible para avanzar hacia una efectiva coordinación intergubernamental.

Enfatizó que la Sedatu promueve mejoras legislativas en la Ley de Desarrollo Metropolitano para la Zona Metropolitana del Valle de México, en la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial e impulsa instrumentos normativos, de planeación, programáticos y fiscales para la congruente implementación de la política nacional de suelo en el marco de un desarrollo urbano que permita combatir las desigualdades.

En su mensaje, el director del Instituto Nacional de Suelo Sustentable (Insus), José Iracheta Caroll, coincidió en que al fortalecer la legislación en materia del aprovechamiento del suelo en las tres escalas de planeación urbana: zonas metropolitanas, conurbadas y centros de población, se logrará resarcir las desigualdades económicas y sociales en el crecimiento de las ciudades.

“Los mecanismos de coordinación deben ser obligatorios, ver la gobernanza metropolitana como mecanismo para intervenir con eficacia y lograr un desarrollo sustentable en las metrópolis”, expresó.

Finalmente, Elkin Velásquez, representante regional de ONU-Hábitat para América Latina y el Caribe, destacó que la aplicación de una política de vivienda adecuada en las áreas metropolitanas permite atender las desigualdades y promover incentivos económicos y sociales en las regiones.

 “La estructura económica y social necesita de todas las partes y deben estar bien conectadas; es muy importante repensar los esquemas de conectividad física y de movilidad en las zonas metropolitanas”, dijo.

Este foro virtual fue organizado por la Dirección General de Coordinación Política de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la Coordinación General de Desarrollo Metropolitano y Movilidad de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y Centro Urbano.

El encuentro permitió convocar especialistas en la materia de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Autónoma de Querétaro, al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en México (PNUD), al Instituto de Recursos Mundiales (WRI México), así como a la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial del Gobierno del Estado de Puebla y al Instituto Municipal de Planeación y Competitividad de Torreón.