Las sospechas de los expertos parecen ser ciertas: es posible que Venus esté geológicamente activo en la actualidad. Estas son buenas noticias ya que nuestro planeta vecino es una excelente guía para aprender sobre la Tierra primitiva y otros exoplanetas. Los detalles de la investigación fueron publicados en PNAS.

Un equipo internacional de científicos utilizó imágenes de radar antiguas de la misión Magellan de la NASA para estudiar la superficie de Venus. Como resultado, encontraron lugares en los que pedazos de corteza se deslizaban y giraban “como bloques de hielo”.

Según los autores, la actividad geológica causante de los movimientos ocurrió no hace mucho tiempo, ya que las tierras bajas en las que se enfocaron son relativamente jóvenes. Incluso el trabajo sugiere que podría haber actividad en la actualidad y que Venus la estaría generando desde lo más profundo de su interior. Esto difiere con lo que se creía anteriormente: la corteza de Venus como un bloque sólido igual al de la Luna.

¿Cómo la Tierra?
Las placas tectónicas de la Tierra no solo empujan la capa rocosa de la litosfera, sino que también son una parte importante del ciclo del carbono. Este sistema es el que permite la existencia de vida.

Nuestro planeta no siempre tuvo su configuración actual del ciclo del carbono. Hace millones de años la Tierra estuvo muy caliente, y los científicos creen que esta nueva investigación sobre la superficie de Venus contribuirá a responder preguntas sobre la actividad tectónica en una Tierra joven o en otros planetas.

Sin embargo, se debe aclarar que la actividad geológica de Venus no es idéntica a la de la Tierra, la cual puede generar una orografía más dramática. A pesar de ello, la actividad tectónica del segundo planeta podría ser una prueba de que, a escala global, debajo de su superficie, fluye un manto.

Los científicos crearon un modelo informático apenas notaron a las firmas de los bloques litosféricos de Venus separándose, empujándose, girando y deslizándose. Gracias a aquel, descubrieron que el movimiento lento del interior del planeta explicaría los resultados observados.

“La tectónica de placas en la Tierra es impulsada por convección en el manto”, dijo el autor, Paul Byrne de la Universidad Estatal de Carolina. “El manto está caliente o frío en diferentes lugares, se mueve y parte de ese movimiento se transfiere a la superficie de la Tierra en forma de movimiento de placas”, explicó.

Futuras misiones
El grosor de la litosfera de un planeta depende principalmente de lo caliente que sea, tanto en el interior como en la superficie. “El flujo de calor del interior de la Tierra joven era hasta tres veces mayor a la actual, por lo que su litosfera quizá haya sido bastante similar a lo que hoy vemos en Venus”, añadió Byrne.

Para confirmar esta información y en general conocer más sobre Venus, las agencias espaciales están enviando misiones de exploración. Por ejemplo, la NASA tiene tres nuevas misiones confirmadas y la Agencia Espacial Europea planea lanzar otra. Se vienen tiempos emocionantes para nuestro infernal vecino planetario.