La vicepresidenta ha sido criticada por miembros de ambos partidos por no haber hecho este viaje antes y por sus explicaciones poco claras del porqué.

“Venir siempre fue el plan y creo que vamos a tener un día muy productivo”, dijo tras llegar a El Paso.

Los republicanos han aprovechado la ausencia de Harris y de Biden en la zona de la frontera sur para acusar al gobierno de ser indiferentes a la seguridad fronteriza, buscando revivir una potente arma política contra los demócratas de cara a las elecciones de 2022. En vista de que el expresidente Donald Trump visitará la zona menos de una semana después que Harris, los republicanos seguirán atentamente la visita de la vicepresidenta en busca de razones para lanzarle más ataques.

Otros funcionarios del gobierno han realizado múltiples visitas a la frontera con México, pero la ausencia de Biden y Harris ha dejado a muchos demócratas temiendo que el daño ya esté hecho. Existe preocupación de que el gobierno de Biden haya cedido el debate de la seguridad fronteriza a los republicanos.

“El gobierno está haciendo que los demócratas se vean débiles”, dijo el representante demócrata por Texas Henry Cuellar en una entrevista con The Associated Press. “He escuchado, de demócratas y republicanos en mi área: ‘¿qué demonios pasa con este gobierno?’”

Los primeros meses de Biden en la presidencia han dejado números récord de migrantes que tratan de cruzar la frontera. La CBP registró más de 180.000 encuentros en la frontera con México en mayo, el mayor total desde marzo de 2020. Esos números fueron impulsados por una restricción temporal al asilo motivada por la pandemia, lo que alentó repetidos intentos de cruces porque ser capturado no tenía consecuencias legales.

Los republicanos han aprovechado esas cifras para acusar a Biden y Harris de ser débiles en la seguridad fronteriza, un mensaje que el partido usó con éxito en la campaña de 2020.