En la comunidad universitaria, tanto del estudiantado como del personal docente, persiste la discriminación contra la comunidad LGBTTTIQ+. En redes sociales, estudiantes han evidenciado casos de maestros que han realizado comentarios homofóbicos contra algún alumno. El caso mas reciente fue del un docente de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), denunciado por transfobia, falta de laicismo, misoginia y antisemitismo.

Ante la carencia de espacios seguros dentro de la universidad, Spectrum UADY surge como un organismo autónomo en pro de la armonía, el respeto, la visibilidad y la inclusión de la comunidad LGBTTTIQ+ dentro de los ámbitos universitarios, funcionando como asesor y refugio para quienes lo necesiten.

Abner Aarón Torres, egresado de la Facultad de Química y presidente de la agrupación, comentó que Spectrum UADY nació el 1 de mayo de este año, fecha en la que se conmemora el Día de la Cero Discriminación, y una de sus principales tareas es en el ámbito educativo, de sensibilización y trabajar de manera coordinada con las autoridades universitarias.

“Sí han habido casos de discriminación, no podría puntualizar cuántos, porque apenas estamos en etapa de estudio, pero la universidad sí lo ha sabido manejar de una buena forma”; reconoció el activista.

La agrupación está en constante diálogo con la casa de estudios para poder erradicar este problema social dentro de la escuela. Detectarlos esta situación y crear herramientas, protocolos, o talleres de sensibilización que ayuden a tener un entorno más inclusivo, subrayó.

Spectrum UADY ha detectado una falta de educación en docentes, estudiantes y personal administrativo en temas de diversidad sexual. “Hay una carencia real; hace falta sensibilizar porque hay mucha confusión en la educación; en cuanto sexo, género, identidad” expresó.

Esta desinformación, agregó, propicia los discursos de odio entre la comunidad estudiantil, pues cuando uno no entiende algo suele sentir temor. “Hace falta sensibilizar, tomar acciones concretas pues sí hay discriminación”, insistió.

Abner Aarón aceptó que la universidad sí ha tomado acciones para trabajar en este tema, y ofrecer soluciones de manera conjunta, pero tomaría un poco de tiempo.

Para combatir esta falta de educación, la agrupación ofrece talleres y pláticas relacionados con estos temas, con el fin de educar al estudiantado en cuestiones de género y sexualidad.

“Es difícil, pues porque muchos no han sido educados en esto” dijo.

Es importante que la sociedad en genera se siga educando, además se segur insistiendo por una educación libre, laica, exigir y tomar acciones para erradicar la discriminación. “Cualquier persona sin importar, sexo, color, raza, nivel socioeconómico, tiene derecho a tener respeto y que se velen sus derechos humanos básicos” concluyó.