Angela Merkel canciller de Alemania inauguró oficialmente este martes la primera computadora cuántica instalada en este país por el gigante informático estadunidense IBM, en momentos en que la sociedad europea se encuentra muy activa en el desarrollo de esta tecnología.

Fue instalada cerca de Stuttgart (suroeste) en cooperación con el instituto de investigación alemán Fraunhofer, esta unidad del ‘Q System One’, es la primera computadora cuántica instalada fuera de Estados Unidos.

La tecnología cuántica posibilitaría el uso de ordenadores hiperpotentes, superando por muy lejos las capacidades de los más desarrollados superordenadores actuales.

La clave: en lugar de los “bits” de la computación clásica, binaria, que pueden tomar los valores 0 ó 1, el mundo cuántico utiliza “qubits”.

Los “qubits” pueden contener varios valores diferentes a la vez, lo que permitiría, en teoría, realizar complejas operaciones matemáticas en paralelo.

Francia y Alemania tienen por objetivo ser pioneros en este dominio: París anunció en enero una inversión de mil 800 millones de euros (unos 2 mil 180 millones de dólares) durante cinco años y Berlín de 2 mil millones para desarrollar una computadora cuántica de aquí a 2025.

Actualmente Estados Unidos es quien domina esta tecnología.

Todavía es “relativamente extraño que se pueda hacer algo en un ordenador cuántico que sea imposible” para una computadora convencional, de acuerdo a un experto.