Greg Abbott, gobernador de Texas, difundió un proyecto de ley que permite la libre portación de armas a los ciudadanos sin necesidad de un permiso especial.

Con la aprobación de esta ley, que entra en vigor en el primero de septiembre, cualquier texano mayor a 21 años podría poseer y portar armas de fuego en público.

Hasta antes de esta iniciativa, en Texas se permitía portar armas como fusibles y rifles sin permisos, pero ahora se le sumarán las pistolas y revólveres. Sin embargo, no es el único estado del país norteamericano en implementar la libre portación de armas.

Durante el mes de abril de este año, el gobernador Greg Abbott expresó durante una entrevista por radio que “es algo que han adoptado 20 estados y es hora de que Texas también lo adopte”, además de que hay  1.6 millones de titulares de licencias de armas de fuego.

Mientras tanto, la preocupación por parte de los opositores también ha incrementado ya que aseguran que las armas pueden llevar a más violencia.

Tan solo en las últimas semanas se han registrado tiroteos en Texas, uno de ellos dejó 14 heridos en Austin, luego de un incidente durante la madrugada del 12 de junio, en el que también se reportaron dos personas en condición critica.