El intrépido lomito fue localizado cerca de la terminal de Puertas del Ártico, por el rompehielos ruso “Alexander Sannikov” que se encontraba en la zona cuando su tripulación notó una mascota junto al tablero.

Según los marineros, el perrito rescatado pudo haber llegado a ese sitio después de que se alejara del pueblo donde vivía y se perdiera en el hielo marino.

El perro fue subido al barco con la ayuda de una “escalera ceremonial”, para posteriormente entregarlo a su dueño, quien dijo que tenía más de una semana buscando a su mascota, llamada Aika, de un año de edad.

De acuerdo con el capitán del barco, el animal pudo haber resultado herido con el movimiento de los barcos, por lo que los marineros decidieron rescatarlo.

En el informé de los rescatadores, el perrito rescatado no tenía posibilidades de regresar a la orilla, e incluso podría haber muerto ya que el hielo comenzó a desplazarse y hay muchas grietas en su superficie.