El pasado Jueves, el Banco Interamericano de Desarrollo dio a conocer que observó una recuperación muy rápida en los flujos comerciales de América Latina posterior a los efectos de la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Sin embargo, también se detalló que el cambio de tendencia se debe principalmente a un aumento de los precios de exportación por lo que su consolidación es incierta.

Ante la presente situación el BID manifestó lo siguiente:

“A principios de 2021, América Latina ha superado el impacto comercial recesivo de la pandemia, aunque los indicadores de coyuntura aún presentan un patrón de fragilidad”.

Por otra parte, “La recuperación está limitada por numerosos factores de incertidumbre en el marco de nuevas olas de contagio que afectan más profundamente a algunos países de América Latina”.

“Asimismo, la región no está aprovechando plenamente el impulso originado en el crecimiento de sus dos principales socios comerciales extrarregionales, Estados Unidos y China”.

Por otra parte, para el caso de Sudamérica “la mejora de los precios de los productos básicos explica la mayor parte del desempeño en esta subregión ya que, excepto en Uruguay, las cantidades exportadas se redujeron o solo crecieron marginalmente en los restantes países sudamericanos”.

De igual forma, “las economías con exportaciones concentradas en minerales y combustibles como Chile, Colombia, Perú y Venezuela continúan registrando contracciones en las cantidades exportadas”.

Finalmente “ las economías especializadas en productos agropecuarios como Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y en manufacturas como El Salvador y México, muestran signos de recuperación”.