Lo blanco y lo negro – Rumbo a las coaliciones legislativas

Será cierto y aplicará en estos tiempos de la política actual aquel dicho que dice “la unión hace la fuerza”, lo anterior porque hace unos días, precisamente el 24 de mayo, los partidos políticos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) signaron un pacto de coalición llamado “Va por México”, en el que tienen por objeto lograr la mayoría en la cámara de diputados y restarle fuerza al partido en el poder.

Con el respaldo de organizaciones de la sociedad civil, fue creada esta coalición, donde su tipología en color negro y los tres colores de los partidos de la coalición, se plasman en una gran “X”.

Esta unión autoriza la postulación y registro como coalición de las candidaturas a diputaciones federales por el principio de mayoría relativa signadas en el convenio suscrito, coincidiendo los tres partidos, que este documento integra 10 compromisos concretos que tienen la finalidad de construir un mejor país para todas y todos los mexicanos, devolviendo la pluralidad y control constitucional al Congreso.

Con esta firma va coaligados en 180 distritos electorales federales, sin embargo, finalmente quedaron registrados 171, de los cuales fueron 57 para el PAN, 60 para el PRI y 54 para el PRD, teniendo los tres partidos una gran fuerza con la que ganarían la mayoría en la Cámara de Diputados.

Y aunque reconocen que no siempre pudieron coincidir los tres, siempre han respetado el árbitro electoral y los resultados, lo cual quedó demostrado en las alternancias en la Presidencia de la República, tanto en el 2000, como en el 2018, las cuales han sido pacíficas y apegadas a la ley; y resaltaron que quien contó con la voluntad ciudadana, fue quien accedió al poder.

En este documento los tres partidos asumen 10 compromisos, entre los que figuran, el control constitucional y gobernabilidad democrática que tiene la Cámara de Diputados, que sea un grupo parlamentario responsable, con equilibrio y como marca la Constitución y que no avale reformas a capricho del Ejecutivo; incluyen el Proyecto de la Ley de Ingresos y del Presupuesto de Egresos de la Federación; la independencia de órganos autónomos; respeto a la sociedad civil, medios de comunicación y promoción de la unidad nacional; la dignificación de las fuerzas armadas; respeto a la legislación electoral; además de otros puntos de interés.

Sin duda este tipo de coaliciones no es tema nuevo, ya, en varios países tanto en Europa, como América Latina, han creado coaliciones electorales y legislativas con la finalidad de lograr la gobernabilidad democrática, fortalecer su sistema democrático, con la finalidad de que brinde estabilidad política, económica y social, en sus países, por lo que en México este pacto ¿garantizará lo mismo?, solo falta esperar y ver si realmente se materializa en los hechos.

Falta ver qué posición jugará Movimiento Ciudadano, frente a esta propuesta quienes en las votaciones será determinante, frente a la otra coalición que hasta hoy existe entre el PVEM, MORENA, PT y el PES