“No se equivoquen: esta no será la última vez que el mundo se enfrente a la amenaza de una pandemia”, declaró el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante una conferencia de prensa.

Así mismo el director general advirtió, que “es una certeza evolutiva que habrá otro virus con el potencial de ser más transmisible y más mortal que este (SARS-Cov-2)”. De igual forma señalo que el mundo necesita un replanteamiento fundamental de lo que la humanidad entiende por seguridad sanitaria mundial.

“La preparación, la prevención, la detección y la respuesta rápida a las epidemias no comienza en Ginebra, Nueva York ni en ninguno de los corredores de poder del mundo”, externó al tiempo que destacó que este trabajo “empieza en las calles de privaciones y hacinamiento, en los hogares donde no hay suficiente comida, en las comunidades sin acceso a trabajadores de la salud, y en los pueblos y ciudades cuyas clínicas y hospitales carecen de electricidad o agua potable” recalco.

Cabe señalar que el jefe de la OMS criticó una vez más la “escandalosa desigualdad” en la distribución de las vacunas. Más del 75 por ciento de todas las vacunas se han administrado en solo 10 países, según detalló. “Un pequeño grupo de países que fabrican y compran la mayoría de las vacunas del mundo controlan el destino del resto del mundo”.

Por lo que instó a los países a donar dosis al mecanismo COVAX para que el 10 por ciento de las poblaciones de todos los países haya sido inoculada en septiembre, con el objetivo de alcanzar el 30 por ciento para finales del año.