Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) se encuentran investigando una serie de casos de adolescentes y adultos jóvenes que reportaron haber experimentado problemas cardíacos después de haber sido vacunados contra el covid-19, según dijo en un comunicado el grupo de seguridad de la agencia.

El equipo señaló que son “relativamente pocos” los casos que se han presentado de miocarditis, una inflamación que se produce en el miocardio y que afecta al músculo cardíaco; además, señalaron que podrían no estar relacionados con la vacunación.

Aún así, en la sesión del pasado 17 de mayo, el equipo técnico de seguridad reportó “varias presentaciones sobre miocarditis después de vacunas de ARNm (ARN Mensajero)”, es decir, las de Pfizer-BioNTech y Moderna.

Los reportes provinieron del Departamento de Defensa, el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas y el Enlace de Datos de Seguridad de las Vacunas. También hubo breves actualizaciones de la Administración de Veteranos y los grupos de Evaluación de la seguridad de la inmunización clínica sobre sus planes para la investigación futura de la miocarditis.

Generalmente, dice la Mayo Clinic en su sitio web, “la miocarditis se presenta debido a una infección viral. Los casos graves pueden debilitar el corazón, lo que puede producir insuficiencia cardíaca, frecuencia cardíaca anormal y muerte súbita”.

El grupo de expertos de los CDC determinó, sin embargo, que “hay relativamente pocos informes de miocarditis hasta la fecha.