Con el uso de datos de los radiotelescopios ALMA, ubicado en el desierto chileno de Atacama, un grupo de científicos descubrió la galaxia con estructura espiral más antigua jamás observada.

La han bautizado como BRI 1335-0417 y se formó tan solo 1.400 millones de años después del Big Bang, informa la página web de ese observatorio.

Los científicos resaltan que BRI 1335-0417 “es la galaxia más antigua de su tipo jamás observada”, tiene 12.400 millones de años de antigüedad, y su masa total estimada de estrellas, así como de materia interestelar, es comparable a la de la Vía Láctea.

“Me emocioné porque en ninguna literatura anterior nunca había visto una evidencia tan clara de un disco giratorio, una estructura en espiral y una estructura de masa centralizada en una galaxia distante. La calidad de los datos de ALMA era tan buena, pude ver tantos detalles que pensé que era una galaxia cercana”, declaró Takafumi Tsukui, estudiante de posgrado en la Universidad Japonesa de Estudios Avanzados (SOKENDAI).

Con respecto al destino de la galaxia, los investigadores sostienen dos teorías sobre lo que pudo ocurrir con la distante BRI 1335-0417. Generalmente, se cree que las galaxias que contienen grandes cantidades de polvo y producen activamente estrellas en el universo antiguo, son los antepasados ​​de las galaxias elípticas gigantes del universo actual. Por lo tanto, se considera que la galaxia encontrada pudo haber seguido este camino.

Sin embargo, una hipótesis contraria a la visión convencional apunta a que la galaxia podría tener forma espiral desde hace un período de tiempo indefinido.