El grupo ecologista Greenpeace, anunció que dejará de aceptar donaciones en bitcoin, luego que el multimillonario Elon Musk abriera nuevamente el debate sobre la minería digital y el supuesto impacto ambiental que genera esta actividad.

“A medida que la cantidad de energía necesaria para ejecutar Bitcoin se hizo más clara, esta política dejó de ser sostenible”, indicó la organización al Financial Times.

Según Travis Nichols, director de medios de Greenpeace en Estados Unidos, el problema no es nada más de la minería de Bitcoin, también abarca a todo el ámbito del Internet.

“Solo una quinta parte de la electricidad utilizada en los centros de datos del mundo proviene de fuentes renovables, y eso no es suficiente]”, comentó Nichols a un medio especializado.

Además, el vocero agregó que están trabajando para cambiar la forma en que el mundo produce energía.

Así mismo, Elon Musk había anunciado en marzo, que su empresa de vehículos eléctricos Tesla, iba a aceptar bitcoin como forma de pago, sumado a que los pagos recibidos por la compañía en BTC iban a ser resguardados en esta moneda, tal como informó CriptoNoticias.

Sin embargo, siete semanas después su discurso cambió alegando preocupación «por el rápido aumento del uso de combustibles fósiles para la minería y las transacciones de bitcoin, especialmente el carbón, que tiene las peores emisiones de todos los combustibles».

Las palabras de Musk, tuvieron repercusión en muchas empresas y organizaciones, como en el caso de Greenpeace, que aceptaba donaciones en bitcoin desde 2014, con el fin de llegar a la población no bancarizada.