El iceberg más grande se desprendió de la plataforma de hielo Roone, al noroeste de la Antártida. Un bloque de hielo de 4.320 kilómetros cuadrados, algo más grande que la superficie de la isla española de Mallorca, según imágenes del satélite tomadas por la Misión Copérnico.

El boque que fue denominado A-76, cuenta con una longitud de 170 kilómetros y una anchura de 25, con superficie total de 4.320 kilómetros, frente a los 3.640 de Mallorca, dio a conocer la Agencia Espacial Europea para dar una idea de la magnitud de este pedazo de hielo.

Con dichas proporciones es denominado el más grande del mundo, un puesto que hasta ahora tenía A-23A, de unos 3.880 kilómetros cuadrados.

La gran masa flotante en el mar de Weddell fue detectada por la misión Copérnico Sentinel-1, la cual esta formada por dos satélites de órbita polar que observan la Antártida durante todo el año.

La denominación de los icebergs se compone a partir del cuadrante antártico en que son avistados originalmente, seguido de una letra secuencial. Si posteriormente la masa de hielo se rompe, como sucede en ocasiones, cada pedazo añade a su nombre una letra secuencial.