Los atletas que participen en los Juegos Olímpicos de Tokio no podrán exhibir mensajes de Black Lives Matter, incluso en su indumentaria.

Esta decisión surge como adaptación de la prohibición de larga data del Comité Olímpico Internacional (COI) sobre “manifestaciones o propaganda política, religiosa o racial”.

La Comisión de Atletas del COI emitió una declaración a fines del mes pasado, donde se expresan en favor de la libertad de expresión, pero hacen estas salvedades en la declaración de los derechos y responsabilidades de los atletas.

En este sentido, entre otras recomendaciones, se le indica a los atletas olímpicos que tienen prohibido usar ropa alusiva a Black Lives Matter en el podio, el campo de juego o durante las ceremonias oficiales.

Sin embargo, el COI indica que se pueden permitir eslóganes durante conferencias de prensa, entrevistas y reuniones de equipo.

Si bien el Comité Olímpico aún no se ha pronunciado públicamente sobre las sanciones que acarrearía esta situación, ha mencionado que el incumplimiento de la normativa será considerado caso por caso.

En este sentido, el COI ha afirmado que la mayoría de los atletas no cree que sea apropiado protestar durante la competencia.

“Una mayoría muy clara de atletas dijo que cree que no es apropiado demostrar o expresar sus puntos de vista en el campo de juego, en las ceremonias oficiales o en el podio”, dijo la jefa de la Comisión de Atletas del COI, Kirsty Coventry.

Sin embargo, algunos grupos se han manifestado en apoyo de los deportistas que optan por protestar a pesar del fallo.