La Arquidiócesis de México ha declarado que la Línea 12 del Metro, donde ocurrió un desplome que dejó 26 muertos y 80 heridos, necesita de una “urgente y cercana atención”, al tiempo que llamó a abrazar al “desprotegido y vulnerable”. En su emisión de este domingo, aseveró que la zona afectada por el incidente en Tláhuac debe resolverse pues muchas personas que habitan en el sitio donde ocurrió la caída de la trabe del Metro son de escasos recursos.

Te recomendamos: En 6 puntos, Sheinbaum reitera reparación del daño a familiares por desplome en L12 “Gente en estado de pobreza, cuya vida puede hacerse miserable si no se les apoya de la manera correcta y se atienden sus necesidades prioritarias”, puntualizó. La Línea 12 del Metro capitalino ha sido polémica desde su inauguración en octubre de 2012, a pocos meses de que el actual canciller, Marcelo Ebrard, concluyera su mandato como alcalde del entonces Distrito Federal.

La llamada Línea Dorada, que llegó a ser la obra pública más costosa del momento en México y fue criticada por despilfarro, presentó varias fallas y parte de sus servicio estuvo suspendido entre 2013 y 2014. La Arquidiócesis indicó que la tragedia del metro ha abierto “nuevamente esa añeja herida del oriente de la Zona Metropolitana, que ahora se enfrenta otra vez al caos de sus habitantes por llegar a sus destinos”. Y señaló que esto se recrudece al estar pasando por la emergencia sanitaria del coronavirus.

Recordó que esta Línea del transporte público representaba el ahorro de una hora o más en tiempos de traslados de los habitantes de zonas alejadas del centro de la capital mexicana y por ello era una solución necesaria y urgente para mejorar la calidad de vida de millones de personas.

El organismo puntualizó que este debe ser un momento “que debe unir” y resaltó la actitud de los habitantes de la zona quienes, dijo, “han dado muestra ejemplar de esta solidaridad con quienes ahora se encuentran desprotegidos a causa de la tragedia”. Refirió que el accidente requiere de investigación para determinar sus causas y responsabilidades “pero también de la suma de todos los sectores sociales”.

Por ello hizo un llamado a los gobiernos, empresarios y ciudadanos para apoyar a una región “muy lastimada desde hace años, y que hoy se encuentra vulnerable”. Desde el potente terremoto que en 2017 sacudió el centro del país, vecinos de la zona habían denunciado severos deterioros en los pilares del puente de esta Línea.