La firma italiana llevó a cabo el lanzamiento internacional de dos nuevas interpretaciones, de edición limitada, inspiradas en el 812 Superfast.

Trazos escultóricos y alma deportiva conforman la esencia de estos lanzamientos que se presentan en versión coupé y targa; con ello, se crean el 812 Competizione y el 812 Competizione A, mismos que incluyen novedosos conceptos tecnológicos aplicados al motor. Con ello consiguen más potencia y una aerodinámica que se eleva a nuevas alturas para ofrecer una renovada experiencia de manejo.

La silueta exterior de estos dos autos deportivos contemplan elementos que si bien rememoran al 812 Superfast, también consiguen separarse y construir una personalidad propia.

El Ferrari 812 Competizione integra formas escultóricas —como un cofre que tiene una ranura transversal, en la cual se asienta la hoja de fibra de carbono, forma muy original de disfrazar las salidas de aire para el motor—.

La principal diferencia con el 812 Competizione A es que este segundo posee un deslumbrante techo targa, con lo cual se busca rendir homenaje a la tradición de open-top de Ferrari.

FUERZA Y POTENCIA DE FERRARI

El corazón que mueve a estas nuevas propuestas de Ferrari es un motor V12 atmosférico de 830 Caballos de Vapor (CV) con una cilindrada de 6.5 litros. Éste fue rediseñado para entregar una experiencia de manejo más emocionante y una sensación de mayor potencia, al liberar una velocidad máxima de 340 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 2.85 segundos.

Con este objetivo se mejoró la aerodinámica como la inclusión de un sólo conducto de aire, la reducción del peso para que sea más ligero y dos tomas de aire laterales en fibra de carbono para los frenos, mismas que se incorporaron en la rejilla principal, la cual alimenta de aire la refrigeración del motor y cabina.

Con estas ediciones limitadas de autos deportivos Ferrari se muestran dos nuevas bestias dentro y fuera de las pistas.