A pesar de haber ganado la licitación para llevar humanos a la Luna, NASA le ha pedido a SpaceX que suspenda la creación de una versión lunar de la nave espacial Starship. ¿La razón? Blue Origin y Dynetics, empresas que también compitieron, pero perdieron, protestaron por la elección de SpaceX como ganador.

En 2020, la NASA anunció que tres empresas participaron en la licitación para crear un módulo de aterrizaje para llevar humanos a la superficie lunar: SpaceX, Blue Origin y Dynetics. Las dos últimas empresas propusieron proyectos de vehículos desarrollados desde cero, y SpaceX decidió utilizar para ello la versión lunar de Starship.

Según la agencia dos serían los ganadores que recibirían los contratos de desarrollo finales y las primeras misiones. El 16 de abril, anunció que SpaceX había recibido el contrato para la creación del módulo de aterrizaje lunar. Asimismo, declaró que la compañía de Elon Musk había ganado la cantidad solicitada de $2.9 mil millones.

Las quejas

Diez días después, las dos compañías que perdieron la competencia, Blue Origin y Dynetics, apelaron la decisión frente a la Oficina de Auditoría de EE.UU. Blue Origin fundamentó su queja en varios factores.

La compañía de Jeff Bezos consideró que la NASA había revisado incorrectamente los proyectos de Blue Origin y SpaceX, subestimando el primero e ignorando las deficiencias del segundo. “La NASA ha ejecutado una adquisición defectuosa para el programa Human Landing System y movió el poste de la portería en el último minuto”, dijo la empresa.

Luego, aseguró que la agencia espacial había cambiado el peso de los parámetros considerados de los proyectos casi en el último momento, y que además, le otorgó la mayor importancia al costo del contrato. Aunque esto se debió a una reducción en la financiación del programa lunar.

Dynetics justificó su apelación indicando que la agencia sabía desde hace varios meses que no recibiría fondos suficientes para esta competencia. En esta situación, señala Dynetics, la NASA debió revisar los términos, pedirle a la empresa que ajustara sus proyectos o cancelar la competencia por completo.

La decisión de la NASA

Días después de la protesta de ambas empresas por los resultados de la competencia, la NASA pidió a SpaceX que detuviera todos los trabajos relacionados con el contrato hasta que la Cámara de Cuentas considere la situación y tome su decisión sobre la veracidad de los resultados de la competencia.

De acuerdo con las reglas, la Cámara de Cuentas tiene 100 días para considerar las quejas; por lo tanto, la decisión se tomará a más tardar el 4 de agosto. Vale la pena señalar que la suspensión del desarrollo se refiere a la versión lunar de Starship. El trabajo en la versión normal puede continuar.

La versión lunar de Starship no tiene muchas diferencias con la principal: estará desprovista de flaps y escudo térmico; no obstante, estará equipada con motores en la parte superior del casco, ello le permitirá aterrizar en la superficie de la Luna, casi sin afectar el regolito.

Por lo tanto, es poco probable que la suspensión de las obras tenga un impacto significativo en el tiempo total de desarrollo. Aun así, Musk no perdió la oportunidad para burlarse del hecho de que Blue Origin aún no ha enviado un cohete a la órbita. Todos los vuelos de la compañía han sido suborbitales hasta ahora.