El Ejército de Estados Unidos anunció acciones disciplinarias contra 21 elementos de las fuerzas armadas y suboficiales en Fort Hood, Texas, por la muerte de la soldado de origen mexicano Vanessa Guillen.

La soldado mexicana estuvo desaparecida dos meses antes de que encontraran su cuerpo sin vida, el año pasado.

La soldado Guillén sacó a la luz los fallos generalizados en la dirección de una base con altas tasas de agresiones sexuales, acoso, drogadicción y otros problemas.

Según datos expuestos a través de un reporte del Ejercitó, se culpó al cuerpo militar por permitir la huida del asesino de Vanessa Guillén, que se quitó la vida más tarde.

Aunque las sanciones anunciadas el viernes suponen una condena generalizada a los soldados en la cadena de mando de la mujer de origen mexicano, no se han presentado cargos penales contra ninguno de ellos.