Desde 2019 las autoridades federales investigan a Samuel García Sepúlveda, el actual candidato al gobierno de Nuevo León, por presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita y delitos fiscales.

El Instituto Nacional Electoral (INE) ya fue avisado, este mismo a enviado la información a su área de fiscalización para verificar si detrás de estos movimientos de recursos existe algún financiamiento electoral ilegal, ya que en las transferencias detectadas hay depósitos a cuentas de Movimiento Ciudadano.

Algunas de estas operaciones investigadas son depósitos de 26 millones de pesos provenientes de una empresa confirmada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como fantasma; otros 170 millones triangulados entre firmas ligadas a operaciones inusuales y presunto lavado de dinero; consumos por más de 18 millones de pesos con tarjetas de crédito, y diversos retiros por varios millones en efectivo.

Las investigaciones federales en curso, que podría dar paso a la presentación de denuncias penales en los próximos meses, se extienden también al primer círculo del candidato a gobernador, entre ellos su esposa, su suegro y su padre, a quienes se les han identificado transacciones millonarias no reportadas a la Hacienda Pública, por lo que se indaga su probable responsabilidad en presuntos delitos como evasión fiscal.

En una entrevista, Samuel García respondió, “estoy dispuesto a aclarar cualquier tema que la autoridad solicite”.

Con información realizada por Animal Político.