La farmacéutica Pfizer identificó en México y Polonia los primeros casos confirmados de versiones falsificadas de su vacuna BNT162B2 contra el coronavirus SARS-CoV-2, que desarrolló junto con la compañía alemana BioNTech.

De acuerdo a medios, ‘la empresa analizó los viales incautados por las autoridades en investigaciones independientes y se confirmó que contenían una vacuna falsa’

“Los viales recuperados en México también tenían un etiquetado fraudulento, mientras que una sustancia dentro de los viales en Polonia probablemente era un tratamiento antiarrugas”, según la versión de la compañía estadounidense.

En el caso de México, cerca de 80 personas de una clínica recibieron una vacuna falsa cuyo costo fue de casi mil dólares por dosis (cerca de 20 mil pesos mexicanos) y hasta el momento no parece que hubieran sufrido daños físicos, según señaló Pfizer.

Los frascos, que se encontraban en hieleras de uso casero, tenían números de lote diferentes a los enviados a México y una fecha de vencimiento incorrecta, según confirmó Manuel de la O Cavazos, titular de la Secretaría de Salud del Gobierno de Nuevo León.

Durante de febrero fueron detenidas seis personas en una clínica de dicha entidad, donde se aplicaban supuestas vacunas de Pfizer, a un costo de 11 mil 100 pesos, que tenían como número de lote el 783201, con fecha de caducidad de agosto del 2024.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) emitió un comunicado respecto este caso en el que advirtió la falsificación y aplicación ilegal de la vacuna apócrifa contra el Covid-19 de Pfizer, además de que alertó a la población respecto al peligro que representa para la salud.

El funcionario estatal neoleonés dijo también que “a la gente se le inyectó agua destilada”, mientras que un portavoz de la Fiscalía General de la República (FGR) comentó al mismo rotativo, que el caso aún está siendo investigado, por lo que declinó hacer comentarios.

Por su parte, Pfizer indicó que está trabajando con los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, para apoyar a las autoridades mexicanas en el caso. La empresa confirmó que la vacuna era falsa después de usar una luz especial y un análisis microscópico para encontrar que la etiqueta adhesiva del vial no era auténtica.

Lev Kubiak, jefe mundial de seguridad de la farmacéutica se negó a proporcionar detalles adicionales, pero dijo que la empresa podría realizar más pruebas en el líquido, además de que preció, que Pfizer tiene “un suministro muy limitado […] que aumentará a medida que aumentemos y otras empresas ingresen al espacio de las vacunas. Mientras tanto, existe una oportunidad perfecta para los delincuentes”.