El dictamen de reforma a la Ley de Hidrocarburos se dirige al combate del comercio ilegal de combustible al suspender temporalmente los permisos de las empresas que incumplan con la legislación, así como dar permiso de operación solo a las empresas que cumplan con los mínimos de infraestructura de almacenamiento que determine la Secretaría de Energía.

Dicha iniciativa, fue enviada por el presidente Andrés López Obrador a finales de marzo, y busca otorgar a Petróleos Mexicanos (Pemex) un mayor control sobre los precios, la distribución, las importaciones y la comercialización del combustible.

De ser aprobada, la medida sería la mayor reversión hasta ahora de las reformas de hidrocarburos que terminaron con el monopolio petrolero del Estado en 2013 y 2014.

Diputados de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) sostuvieron que el dictamen inconstitucional, generará escasez de combustible y encarecerá el precio de los energéticos a los consumidores.

En la discusión del dictamen en el Pleno de la Cámara baja, el diputado Justino Eugenio Arriaga Rosas, dijo que, de aprobarse la reforma, “van a llover los juicios de amparo y el Poder Judicial de la Federación va a suspender sus efectos”, al igual que sucedió con la reforma energética.

 

“En el PAN vamos a dar la batalla para impedir una de las más terribles decisiones que ha tomado el gobierno… Esta reforma nacerá muerta, es violadora de derechos constitucionales y de tratados internacionales”, declaró el diputado Arriaga.

Expuso que la secretaria de Energía, Rocío Nahle, tiende a emitir acuerdos violatorios de la Constitución y que el presidente López Obrador subsana pifias de su secretaria al elevarlas a nivel de ley.

Asimismo, dijo que de aprobarse la reforma, habrá un retroceso en la industria de hidrocarburos y bajarán las inversiones no solo en el sector energético.

Por su parte Enrique Ocha Reza, diputado del Partido Revolucionario Institucional, sostuvo que la iniciativa es inconstitucional y que la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados debiera exponerlo en el Pleno para que modifique el dictamen y la reforma fortalezca a Pemex y a los consumidores y permita cumplir con los compromisos internacionales.

Advirtió que el dictamen no incluye los aspectos técnicos y jurídicos que los especialistas comentaron en una mesa de diálogo que se realizó la semana pasada, ni la opinión de la Comisión Federal de Competencia (Cofece), que solicitó no aprobarla.

Ochoa señaló que, de aprobarse la reforma, encarecerán los costos para los consumidores porque se cerrará la competencia y no se incrementará en nada la producción de gasolina y gas natural.