La plataforma de ‘streaming’ Twitch, la cual ha tenido un gran crecimiento durante el confinamiento, ha actualizado sus políticas para prohibir todo tipo de conductas indebidas que puedan afectar a los usuarios, aunque ocurran fuera de esta, sobre todo las ofensas que inciten al odio y al acoso.

Las nuevas políticas del servicio se aplicarán en los casos donde aparezca «evidencia comprobable disponible» sobre conductas graves fuera de Twitch, incluyendo otras redes sociales, servicios en línea e incluso fuera de Internet.

La actualización se centra en casos de odio y acoso, o en los que se ponga en riesgo la seguridad de la comunidad de usuarios. Las nuevas políticas incluyen sanciones contra las personas que participen en los hechos.

De igual forma la plataforma ya actuaba en casos de acoso, como lo son vídeos en directo, pero ahora ha añadido un nuevo tipo de ofensas totalmente ajenas al servicio.

A si mismo, tomará acciones contra usuarios que “lideren” o sean integrantes de grupos de odio, sean cómplices de actividades sexuales no consentidas o de explotación sexual a menores.

Es importante señalar que Twich, declaró que las «investigaciones son considerablemente más complejas y es posible que tarden mucho tiempo y recursos», para lo cual contarán con el apoyo de un despacho jurídico experto en investigaciones independientes.