El gobierno de Solidaridad suspendió la operación del Río de Sal, en el Parque Xenses, en la Riviera Maya, sitio donde el menor Leonardo murió el 27 de marzo.

Elementos de la Secretaría de Protección Civil Prevención de Riesgos y Bomberos del ayuntamiento de Solidaridad, acudieron a las instalaciones del parque temático para realizar una visita de inspección y colocaron sellos de suspensión, por lo cual no puede operar.

El director de la dependencia municipal, Francisco Poot Kahuil, confirmó que de acuerdo con testimonios del personal del parque, al realizar mantenimientos al sitio, dejaron abierta una de las rejillas, lo que originó el accidente.

La víctima se encontraba nadando en el sitio, cuando fue succionado por un filtro de agua, provocándole lesiones que le cauaron la muerte, pese a los intentos de su padre y de médicos, por reanimarlo.

Este jueves, la Fiscalía General de Quintana Roo informó que la investigación del caso se sigue por homicidio culposo y que le necropsia de ley se suspendió, debido a que el padre de la víctima -Miguel Ángel Luna Calvo- solicitó la dispensa, la cual le fue concedida, además de otorgar el perdón penal.

Luna Calvo admitió en entrevista que pidió se omitiera la necropsia para no lastimar aún más el cuerpo de su hijo, pero declaró que fue presuntamente obligado a otorgar el perdón, a cambio de que le entregasen el cuerpo del menor de edad.

Mientras, Grupo Xcaret, que opera este parque temático, argumentó que el accidente se debió a un “error humano”, el padre de Leonardo consideró que se trató de una negligencia.