El presidente Andrés Manuel López Obrador, envió su contrarreforma energética, en la que busca otorgar facultades a las autoridades del sector para que se suspenda cualquier permiso de los particulares que participan en la cadena de producción, procesamiento, transporte, almacenamiento, comercialización, expendio y exportación e importación de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos.

En su iniciativa, recibida en la Cámara de Diputados ayer, el mandatario pretende modificar los artículos 51, 53, 56, 57, 59 y 86 de la Ley de Hidrocarburos, y sugiere que todas estas actividades, sujetas a los permisos que otorgue la Secretaría de Energía (Sener) y a la Comisión Reguladora de Energía, sean susceptibles de suspensión en caso de “peligro inminente para la seguridad nacional, la seguridad energética o para la economía”.

“Garantizar el suministro de hidrocarburos y petrolíferos a toda la población, a fin de salvaguardar los intereses y la seguridad nacionales”, lo plantea el documento como uno de los objetivos prioritarios de la 4T en materia de política energética.