En presencia de un reducido número de fieles invitados, el Papa Francisco, ofició la misa que marca la entrada en la Semana Santa y rezó el Angelus en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

El pontífice mencionó “Hemos entrado en la Semana Santa. Por segunda vez vivimos en el contexto de la pandemia. El año pasado estábamos más conmocionados, este año estamos más afectados. Y la crisis económica se ha agravado.”

Hace un año, la primera ola de la pandemia por Covid-19 arrasó Italia, se celebro en una basílica desierta la entrada de Cristo a Jerusalén.

Toda esta situación, mencionó que se trata de “una situación histórica y social, que conlleva problemas de carácter físico, psicológico y sobre todo espiritual, que siembra desconfianza y desesperación.”