Checo Pérez nos volvió a regalar una gran remontada. El mexicano cayó al último puesto de la parrilla tras una falla inicial, pero se concentró y realizó una espectacular actuación en su debut con Red Bull para terminar el Gran Premio de Bahréin en el quinto lugar, carrera que fue conquistada por Lewis Hamilton en una increíble lucha con Max Verstappen.

El piloto tapatío hizo de las suyas en una pista en la que se ha vuelto protagonista. Sergio está acostumbrado a remar contracorriente, eso no le espanta, ya lo tenía en el presupuesto. De hecho, finalmente no largó desde la onceava posición, lo hizo desde el fondo, en el pit lane, luego de un fallo eléctrico en su monoplaza, el cual se apagó en la vuelta previa.

Checo termino en quinta posición, buen resultado para ser su primera carrera oficial con Red Bull, prueba de ello, la designación como Piloto del Día.