Ante las fallas registradas en la alerta sísmica, la jefa de gobierno en la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo, “Es muy grave”, e informó que en el área encargada, se solicitó la renuncia de dos personas y se revisará si se tienen que ir algunas más.

Asimismo, señaló que las fallas no sólo ocurrieron cuando la alerta sonó sin que existiera un sismo, sino que durante el temblor del viernes alrededor de 1,000 de las 12 mil alertas sísmicas anunciaron la alarma como simulacro y no como un anuncio real; mientras que cerca de 400 altavoces no emitieron ningún sonido.

Este sábado, debido a una falla en el sistema utilizado para la reproducción del sonido en los altavoces, la alerta sonó en 5 mil 600 postes de los 12 mil 826 sin que existiera temblor alguno, informó el C5 de la CDMX.

Ante ambas fallas, Sheinbaum solicitó al director del C5, Juan Manuel García Ortegón, emprender las acciones necesarias para resolver el problema, incluyendo la destitución de dos personas.

Explicó que de momento renunciarán dos personas, sin embargo, ella solicitó una revisión mayor porque “son errores que no se pueden cometer y que tienen que ver con una falta de atención con algo tan importante como la alarma sísmica”.

Por su parte, el titular del Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la CDMX aclaró que la responsabilidad de las deficiencias fue únicamente del C5 capitalino y no de las instituciones encargadas de monitorear los movimientos telúricos.

“Ni el Sismológico ni Sires, que es la organización civil que se encarga de la operación y mantenimiento del sistema de alertamiento sísmico mexicano, cometieron la falta. Esto es completamente atribuible a un error en el C5, en los sistemas del C5”.